7 Canciones Soul para una noche de sexo salvaje

Portada 7 Canciones Soul para una noche de sexo salvaje. Merry Clayton

Por Hermano Dimauer

Merry Clayton. 7 Canciones soul para una noche de sexo salvaje

Primero, una recomendación. Antes de encender unas velas para crear ambiente y de empezar a quitarse la ropa, conviene que se aseguren de tener una buena agarrada con su pareja. Y cuánto más gorda, mejor. Da igual que lleven veinte años juntos o que se acaben de conocer por Tinder. Nada como una bronca monumental y apocalíptica para predisponer cuerpo y mente para una noche de sexo salvaje.

Afortunadamente, el cerebro humano está especialmente concebido para pleitear y llevar la contraria —más aún entre personas con vínculos afectivos—, por lo que no creemos que esto les suponga ningún inconveniente. Vamos allá.

7 Canciones soul para una noche de sexo salvaje

Curtis Harding — «Need Your Love»

Una vez que se han dicho de todo y se han tirado los trastos a la cabeza, toca la suerte de la reconciliación, y aquí nos escontramos con dos escuelas muy diferentes. Por un lado, está el estilo ñoño y suplicante, a lo Michael Polnareff y su «Love Me, Please Love Me». Olvídense. Se trata de pasar una noche de sexo salvaje, no de dormir acurrucados haciendo la cucharita. Tienen que apostar fuerte desde el principio, con arrojo y decisión. A lo Curtis Harding. Así que denle al play y déjense contagiar por el downbeat y el nervio trepidante de su «Need Your Love».

Bobby Womack — «Fly Me to the Moon»

Nuestros labios se reencuentran, la sangre comienza a acumularse estratégicamente en las áreas sensibles y un cosquilleo eléctrico nos recorre la espalda de la rabadilla al cuello. Un medio tiempo juguetón y voluptuoso, marca de la casa Womack, ideal para ir calentando motores.

Merry Clayton — «Southern Man»

Estamos en el siglo XXI, y esto ya no es negociable. Como dicen los gringos, hay que bajar ahí abajo. Y para ello nada mejor que este Hombre del Sur a lo Merry Clayton. Sí, es verdad. La letra de esta canción original de Neil Young no tiene mucho que ver con el tema que estamos tratando. Pero cierren los ojos y zambúllanse en la sugerente voz de la Clayton, y enseguida comprobarán que todo encaja y cobra sentido.

Laura Vane & The Vipertones «Roof Off»

La cosa está que arde y la bestia que llevan dentro ya ha empezado a revolverse en su jaula y retorcer los barrotes. Ha llegado el momento de sacar su lado animal y poner en práctica todas esas posturas que han aprendido viendo tutoriales de sexo gimnástico en sus páginas preferidas de internet. Este temazo de Laura Vane & The Vipertones les ayudará a acompasar los movimientos. Tengan cuidado.

The Excitements — «Wait a Minute»

Pero será mejor que sujeten sus caballos, vaqueros. No queremos que el rodeo acabe antes de tiempo. The Excitements se encargan de recordárnoslo con este ritmo frenético, a la par que un matiz ligeramente amenazante en la voz de Koko-Jean Davies parece insinuar que más nos vale aceptar su consejo. La dificultad estriba en controlar la manada sin perder intensidad, y aquí cada cual tendrá sus propias técnicas para conseguirlo. Dicen que Woody Allen, por ejemplo, se dedicaba a recitar jugadores de béisbol.

Solomon Burke — «Thanks, I Needed That»

Pregunta: ¿Se puede hacer una lista de este tipo sin mencionar al genial, excelso y voluminoso Barry White? Respuesta: Sí, por supuesto. Siempre y cuando no se nos olvide incluir al no menos genial, excelso y voluminoso Solomon Burke. Una canción de elocuente sensualidad, que les permitirá mantener la pasión hasta el climax final.

Eli “Paperboy” Reed — «The Satisfier»

Nos dirigimos ahora a la sección masculina. Señores, no se lo tomen a mal, pero incluso habiendo seguido escrupulosamente todos los pasos hasta aquí, es posible que el marcador de su partenaire se haya quedado a cero. Al fin y al cabo, no es lo mismo montar en triciclo que pilotar una nave espacial. En tal caso, les complacerá saber que la humanidad ya ha encontrado una solución para estas contingencias, gracias a nuestra capacidad para manipular el entorno y fabricar herramientas. Y, al parecer, no hay nadie más agradecido por ello que el amigo Eli «Paperboy» Reed, que incluso le llega a dedicar una canción al invento.

Eso es todo. Esperemos que hayan disfrutado de una noche de sexo salvaje. Y por si en algún momento les ha parecido que les fallaban las fuerzas y creen que necesitan ponerse en forma, les recomendamos esta otra lista de canciones Funk. Hasta la próxima.

https://open.spotify.com/playlist/31TZulHUQeaN5aUUdhpebS?si=5123c18c96a74eae